©2019 by Leamos Más Puerto Rico 

Primera propuesta literaria: Saki

Updated: Aug 13, 2019

Con esta entrada comenzamos oficialmente el ciclo de propuestas literarias para trabajar con los libros. Lo que Leamos Más PR persigue es presentar diversas formas -más allá de la lectura- en las que podemos acercarnos a la comprensión de un texto y, a su vez, conquistar cada vez con más éxito la comunicación oral y escrita. 


Hemos decidido empezar con el El contador de cuentos del escritor inglés Saki. Esta historia tiene varias ediciones pero la que particularmente nos gusta es la de Ekaré (2008) por las maravillosas ilustraciones de Alba Marina. 

Por ser la primera, la exposición que haremos a continuación será con el formato que trabajamos a la hora de evaluar las posibilidades de un cuento. En primera instancia, (re)leemos el cuento y hacemos un breve resumen. 

Argumento: En una tarde sofocante, una tía y sus tres sobrinos deben compartir en un viaje en tren con un hombre que parecía tener poca paciencia. Sin embargo, es él quien único logra mantener a los niños callados por unos 10 minutos cuando les cuenta un cuento inadecuado y que la tía, convencional, aburrida y represiva como era, desaprueba.

Luego, valoramos que aspectos de la historia nos parecieron interesantes. 

1. La construcción narrativa:      a. La narrativa de este cuento contiene líneas de argumentos diversificados. Por ejemplo, en el cuento existen dos planos: dentro de la historia principal se narra otra historia por uno de los personajes. La historia secundaria se relaciona con la principal de tal forma que juntas dan sentido al final del relato.       b. Desde el inicio seduce la presencia del hombre callado en el compartimiento en una escena de mucha acción, intriga saber como manejara el trayecto en una tarde calurosa. El final, por su parte, es irónico y diferente. De hecho, burla el convencionalismo de los adultos y el enaltecimiento a la moralidad como si fuera una virtud. 

2. La ironía. El tono de la obra es irónico y se basa en recursos como los siguientes:      a. La descripción de los personajes: el hombre antipático y aparentemente poco tolerante con los niños es quien logra entretenerlos, los niños inquietos y curiosos que se interesaron por una historia diferente y la tía moralista que no logra mantener control de sus sobrinos.      b. Los encontronazos en los diálogos entre la tía y hombre que cuenta el cuento a los niños. Por ejemplo: “La tía manifestó una opinión discrepante. Es un cuento de lo más inadecuado para los niños pequeños. Acaba de echar usted a perder el trabajo de años de esmerada educación”. “En cualquier caso – dijo el hombre mientras recogía sus pertenencia y se disponía a abandonar el vagón-, los he tenido callados durante diez minutos, que es más de lo que usted ha conseguido”.      c. Como el mismo cuento se reta a tener un final diferente a través del (des)interés de los niños por un cuento que tiene versus uno que no tiene un final moralizador.  Por ejemplo: “El cuento empezaba mal – dijo la menor de las niñas – pero ha tenido un final precioso”.

3. Empatía lector       a. El autor involucra a los niños a través de personajes verosímiles y reconoce su presencia a través de la historia; el niño como espectador participativo. 4. El tema y los valores      a. Tanta moralidad y los estereotipos en los relatos aborrecen, sobre todo a los niños. Por eso es que la tía convencional no logra calmar a sus sobrinos cuando van en el tren. Para fascinar a los niños, desde el libro, es necesario hacerles identificar y sentir cercanía con la historia y trascender de lo tradicional, como hace el hombre que les cuenta un cuento. Aquí vemos, además, un confrontación entre el mundo infantil y el adulto.      b. Por otra parte, se aborda el tema de la obediencia como una necesidad de sobresalir y no como una virtud.        c. Aún así, aquí cabe cuestionar los roles femeninos que se estereotipan: tía soltera es tonta, aburrida, moralista y poco hábil con los niños y la niña que se gana todas las medallas se la come el lobo por tonta y vanidosa.  

Luego, hemos de valorar qué dificultades -si alguna- pudieran enfrentar los lectores a la hora de comprender el libro.

1. El lenguaje que utiliza el relato permite una lectura fácil y te da la sensación de sentir que estás en movimiento como el tren. Se usan frases cortas mayormente. Y si hubiera vocabulario nuevo, hay tanta descripción que se le puede facilitar a los niños la comprensión del mismo. 2. Hay temas tratados que pueden provocar dificultad de comprensión por la complejidad que abarcan.

Esto nos ayudará también a determinar la edad con la que queremos trabajar el libro y el uso escolar que pretendemos darle. 

1. Es adecuado para estudiantes del segundo ciclo de primaria (4to a 6to grado)  por la visibilidad que se le da a los niños dentro del cuento y la cercanía de personajes verosímiles. Puede que les guste la ironía que contiene y la necesidad de encontrar historias diferentes.   2. Aunque lo aborden como una obra para niños, puede que lectores mayores se interesen por la calidad del libro y por las posibilidades en los temas más complejos que aborda.

Después de una evaluación exhaustiva del libro, se nos ocurren   un sin número de propuestas didácticas. Como por ejemplo, bien se puede abordar por su ironía o por las posibilidades de finales diferentes en los cuentos. Sin embargo, nos vamos a limitar a presentar solo una. 

I. Foco: La posibilidad de cuentos con finales diferentes y su relación con el relato

II. Destinatarios: estudiantes del segundo ciclo de escuela elemental (10 a 12 años)

III. Objetivos: Identificar finales en los varios relatos del libro, analizar si son diferentes y determinar qué es lo que los hace diferentes. IV. Descripción de la propuesta:      1. Identificación de todos los finales en el libro. En pequeños grupos analizar los tres finales y determinar si son finales tradicionales o poco convencionales y porqué para pasar a comentarlos entre todos.       2. Lectura de cuentos y álbumes en los que aparezcan finales diferentes, puede ser:           a. tomando diferentes versiones de un mismo cuento clásico, como por ejemplo Caperucita Roja           b. o con una gama amplia entre cuentos convencionales y no convencionales      3. Conversar sobre los elementos que hacen que los finales sean diferentes a los convencionales y valorarlos, a través del contraste entre cuentos 

V. Seguimientos:      4. Elaboración de un cuento que contenga un final no convencional, puede ser:           a. tomando un clásico de referencia y que todos hagan un final diferente al mismo           b. o escribiendo un cuento de originalidad      5. Compartir los finales en grupo, identificar los que se mantienen convencional y los que no. Y valorar lo positivo y lo que pudiera mejorarse en cada final.      6. Seguir ampliando el banco de recomendaciones con libros que se alejen de finales narrativos convencionales. 

#propuestaLIJera #leamosmáspr